El voley es pura pasión, ¿verdad?

Dejé de jugar al voleibol con 11 años, recuerdo todo el día en la calle dándole al balón, no había entrenos, pabellones, pista, …etc. Eran otros tiempos. 

Como ves había ganas de No parar de jugar con amigos, apuntarse a torneos callejeros, conocer nuevos equipos, … Perder o ganar dicen que no importa, pero eso en mi equipo no funcionaba, sobre todo si perdíamos.

Éramos un caso como “Adictos al voley” (en el buen sentido de la palabra), no queríamos parar de jugar, pero no pudo prolongarse por mucho tiempo, ¿Sabes que pasó?.

Las  circunstancias de falta de tiempo y dinero hicieron que dejara el voleibol. Una lástima, ya que de esto eres consciente solo cuando pasa el tiempo.

Como te pasará a ti las mejores etapas de la vida nunca se olvidan.

Pero nunca es tarde para volver a jugar al voleibol, ¡A qué sí!, hoy es mi caso y quiero animar a todos, que volver a retomar algo que te apasionase puede convertir en una especie de placer.

Quizás tu historia no sea exactamente como la mía, pero si tienes recuerdos nostálgicos de haber jugado al voleibol, esta es tu oportunidad de volver a retomarlo.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados